El profesional Idóneo :

Es una persona con sensibilidad y vocación por ayudar a la gente, ademas, de  pasión por el tango. Su ego esta en colaborar trabajando en equipo con el profesional graduado en la especialidad en la que comparten experiencias desde distintas perspectivas. El facilitador aporta valor por su empatía y comprensión del ser humano, a quien quiere ayudar a superar o mitigar sus obstáculos. Le encanta bailar aunque estando en esta tarea, no exhibe su “ser” milonguero.

Menú de cierre